martes, 20 de enero de 2015

Serenidad

Cuando los sueños pesan en las pestañas, cerramos los párpados, respiramos profundo y nos abandonamos al placer de SOÑAR.