viernes, 9 de octubre de 2015

Lo malo de una mujer con el corazón roto es que empieza a repartir los pedazos.