sábado, 16 de enero de 2016

La vida no se mide por las veces que respiras, sino por aquellos momentos que te dejan sin aliento