martes, 27 de diciembre de 2016

Perfumes


La palabra perfume tiene un origen antiguo. Durante la Edad de Piedra, los hombres prendían fuego a maderas aromáticas como ofrenda a los dioses. De esta forma, complacían con humo (per fumun) a los dioses. De allí el origen de la palabra (per fumun – perfume).

Sin embargo, la elaboración de perfumes para uso cosmético empezó con los egipcios. La Historia los tiene como los primeros que pudieron extraer aromas de diversas plantas y flores naturales. Los preparados egipcios eran de tal calidad, que cuando se abrió la tumba de Tutankamon, encontraron más de 3000 potes de fragancias que habían ofrendado y aún conservaban el aroma, a pesar de haber trascurridos más de 30 siglos. Durante esa época, se consideraba que el perfume, además de dar un buen aroma, alejaba las enfermedades. Por esta razón, las egipcias utilizaban pequeños recipientes con extractos aromáticos que colgaban de sus cuellos.