domingo, 11 de junio de 2017

Adoro esos instantes de la vida donde lo único que pasa por tu mente es en lo bien que se siente estar ahí, riendo, con ese dolor en el estómago que no cambiarias por nada. Ojalá la vida estuviera llena de instantes así.